domingo, 30 de septiembre de 2018

San Juan Pablo II y María en el mes del Rosario

Iniciamos el mes de octubre, mes del Rosario.
“El centro de nuestra fe es Cristo, el Redentor de la humanidad”, recordó el papa Juan Pablo II, el 16 de octubre de 2002. “María no lo opaca; Ella no oculta su obra salvífica. Llevada al cielo en cuerpo y alma, es la Virgen la primera en probar los frutos de la Pasión y Resurrección de su Hijo, es quien de la forma más segura nos conduce a Cristo, el fin último de nuestras acciones y de toda nuestra existencia...

Para contemplar el rostro de Cristo con María, ¿hay algún instrumento mejor que rezar el Rosario? Sin embargo, debemos redescubrir la profundidad mística contenida en la simplicidad de esta oración, tan preciada por la tradición popular.

En su estructura, esta oración mariana es, de hecho, sobre todo una meditación de los misterios de la vida y obra de Cristo. Al repetir la invocación del Ave María, podemos profundizar en los acontecimientos esenciales de la misión del Hijo de Dios en la tierra, los cuales nos han sido transmitidos por el Evangelio y la Tradición. 

No hay comentarios: