sábado, 14 de enero de 2012

Benedicto XVI y Juan Pablo II

Días antes de la beatificación de Juan Pablo II, le proyectaron al Papa Benedicto XVI el documental "Peregrino vestido de blanco", sobre el pontificado del hoy beato Juan Pablo II. El Papa comentó que Karol Wojtyla "nos sigue acompañando desde el Cielo".

Luego de ver el documental, Benedicto XVI señaló que Juan Pablo II se distinguió por dos "puntos cardinales en su vida y su ministerio: la oración y el celo misionero… Juan Pablo II ha sido un gran contemplativo y un gran apóstol de Cristo. Dios lo eligió para la sede de Pedro y lo conservó buen tiempo para introducir a la Iglesia en el tercer milenio. Con su ejemplo nos ha guiado a todos en este peregrinaje y ahora nos sigue acompañando desde el Cielo".

El Papa agradeció a los realizadores del documental y señaló que es una válida contribución para mejor conocer a su predecesor, en la que se puede apreciar diversos testimonios y entrevistas, además de una rica documentación.

Por su parte, Mons. Sławomir Oder, sacerdote polaco, que fue postulador de la causa de beatificación de Juan Pablo II, concedió en el mismo tiempo una entrevista donde consideraba que era un verdadero regalo de Dios encargarse de esa tarea consistente en investigar y certificar todo aquello que hace relación a la vida del Papa.

Comentó en la entrevista que, en el tiempo en que se estudiaba la beatificación de Wojtyla, llegaban al Vaticano muchísimas cartas, algunas reclamando que aún no se le nombre santo. Por ejemplo, escribían: “Es inútil, están ustedes perdiendo el tiempo, ¡es santo, lo saben todos!”. Ciertamente, dice Monseñor, la santidad de Juan Pablo II es algo en la que todos estamos de acuerdo, pero es preciso hacer las investigaciones pertinentes para que las generaciones futuras tengan las pruebas de esa santidad. Ahora podemos decir que lo conocemos mejor.

En otras cartas, dice, sorprende la sencillez de las personas. Para dirigirlas solo ponen en el sobre: “A Juan Pablo II, Roma”. Aunque la mejor ha sido la de un niño que se la envió al Cielo escribiendo: “Juan Pablo II. El Paraíso”. También hemos recibido muchas de no cristianos, que percibían la santidad del Papa.

Le preguntan si siendo un Papa tan bueno, ¿acaso tenía defectos? Responde Monseñor Oder: “¿Defectos? Bueno, imagino que sí, como todos. Algunos dicen que era demasiado transparente. Recuerdo el problema que se creó cuando una periodista logró fotografiarlo mientras se lanzaba a la piscina de Castel Gandolfo. Cuando le informaron, dijo: «¿De verdad? ¿Y dónde lo podré ver publicado?». Y es que le daba igual. Otros sostienen que podía parecer que daba signos de inquietarse, pero era evidente que tenía un gran dominio de sí.

Comenta Mons. Oder que Benedicto XVI trabajó 25 años al lado de Juan Pablo II. Así que, si no hubiera sido elegido Papa, seguramente podría haber sido el testigo más importante del proceso de beatificación. Referido a dicho proceso, siempre decía: «Trabajad rápido, pero sobre todo... ¡trabajad bien!»”.

Extractado de un artículo del Pbro. José Martínez Colín
 .

1 comentario:

Glo dijo...

Juan Pablo II... seguis en nuestros corazones... gracias!