miércoles, 29 de mayo de 2013

Juan Pablo II y los exorcismos

Del fallecido Papa se asegura que realizó dos en sus veintisiete años de pontificado, y ocurrieron en 1982 y en 2000

Los exorcismo no son sólo material de película, en la realidad existen aunque en menor medida de lo que se vende en el cine. La Iglesia sólo reconoce contados casos de posesión y por tanto, realiza escasos exorcismos. Del fallecido Papa Juan Pablo II se asegura que realizó dos en sus veintisiete años de pontificado. El sacerdote Gabriele Amorth, uno de los más conocidos exorcistas italianos, declaró en 2003 que tres años antes Juan Pablo II realizó en la plaza de San Pedro un exorcismo para sacar el diablo a una muchacha endemoniada que participaba en una audiencia general.

Según el sacerdote, unos padres llevaron a la plaza a su hija, una joven que caminaba jorobada, ladeada. La muchacha fue colocada en la fila primera, junto a los enfermos. Nada más aparecer el Papa, la joven comenzó a gritar, como una poseída por el demonio. Los guardias procedieron a sacarla del lugar y, tras darse cuenta, Juan Pablo II pidió que la llevaran a un lugar tranquilo ya que tras la audiencia quería bendecirla. Después de la audiencia, según Amorth, el Papa se dirigió a una habitación cercana al Arco de las Campanas, la entrada principal del Vaticano, donde había sido llevada la muchacha y allí en presencia de sus padres y de responsables vaticanos rezó durante media hora junto a la joven.

También se aseguró que en 1982 expulsó al diablo del cuerpo de una mujer italiana, Francesca, que había sido llevada a su apartamento en el Vaticano por el por entonces obispo de Spoleto, monseñor Alberti. El entonces Sumo Pontífice quedó muy impresionado, y comentó que era la primera vez que le sucedía algo así, "una verdadera escena bíblica", según sus propias palabras. Un año después, la mujer volvió al Vaticano acompañada de su marido y fue recibida en audiencia por el Papa, a quien contó ilusionada que esperaba un hijo. Ese supuesto exorcismo fue confirmado en 1993 por el ex prefecto de la Casa Pontificia el cardenal Jacques Martin.

Fuente: Foro Juan Pablo II