domingo, 23 de diciembre de 2012

Ya está cerca...


Faltan ya pocos días para la celebración de la Navidad del Señor y queremos vivirlos siguiendo las huellas de María y haciendo nuestros, en la medida de lo posible, los sentimientos que ella experimentó en la trémula espera del nacimiento de Jesús. Podemos intuir cuáles eran los sentimientos de María, totalmente abandonada en las manos del Señor. Ella es la mujer creyente: en la profundidad de su obediencia interior madura la plenitud de los tiempos.

Por estar enraizada en la fe, la Madre del Verbo hecho hombre encarna la gran esperanza del mundo. En ella confluye tanto la espera mesiánica de Israel como el anhelo de salvación de la humanidad entera. Preparémonos para Navidad con la fe y la esperanza de María. Dejemos que el mismo amor que vibra en su adhesión al plan divino toque nuestro corazón.

¡Oh Emmanuel! Hoy, antevíspera de la solemnidad de la santa Navidad, la liturgia se dirige al Mesías con este título. Se trata de una invocación que, en cierto sentido, resume en sí todas las de los días pasados. El Hijo de la Virgen ha recibido el nombre profético de “Emmanuel”, es decir, “Dios con nosotros”. Ese nombre recuerda la profecía hecha siete siglos antes por boca del profeta Isaías. Con el nacimiento del Mesías, Dios asegura su presencia plena y definitiva en medio de su pueblo. Esa presencia constituye la respuesta divina a la necesidad fundamental del hombre de todos los lugares y todos los tiempos.

1 comentario:

Susana Topasso dijo...

Querido Felipe, nunca olvidaré cuando visitaste mi blog y tenía sólo una o dos entraditas. Tú me alentaste para seguir escribiendo y se transformó en lo que hoy es. Te invito nuevamente a visitarlo y deseo que recibas mis más afectuosos saludos para esta Navidad.
Desde Buenos Aires, Argentina con todo cariño para tí. Gracias por tus valiosos aportes. Susana

www.susanatopasso.blogspot.com