miércoles, 10 de julio de 2013

Juan Pablo II y el ave mensajera

La recogió un día, moribunda, en los yermos campos de la guerra. Iba herida por una bala. Entonces vio que en sus patas llevaba un mensaje de amor de su Señor.

Transido de dolor, Juan Pablo la abrazó contra su pecho, diciéndole: "Muere tranquila, herida viajera del amor, que diste -como Él- tu vida por un sueño. Yo llevaré tu mensaje a todos los rincones de la tierra. Tan sólo dame para llegar tus alas en el viento, tu vuelo de un solo amanecer, tu anhelo infinito… Al fin, tú y yo teníamos el mismo Señor y el mismo destino. Yo seguiré el camino, hasta donde alcancen mis días".

Así, el peregrino de tanto andar y andar se convirtió en paloma. Y en tímida aurora, la noche de la vida. Y fue por todos los rumbos del planeta, sembrando su paz. Diciendo a los pueblos y al viento huracanado las nuevas de esperanza. Después se perdió en el horizonte. Como todo pasa. Como pasa el sueño de un ave mensajera. Así empezó a clarear el nuevo día sobre el mundo. En algún lugar floreció la esperanza.

Así pasaron por la vida Juan Pablo y la paloma, en el camino largo de una estrella…  

Por Carlos Balaguer

1 comentario:

Rosa Maria Saldivat Martinez dijo...

Hola Dr Felipe de Urca....graciaspor esta hermosa publicacion de Carlos Balaguer..........en que todoa los enamorados de Juan Pablo II podemos dar gracias a Dios por la bendita bendiciin de su presencia amorosa y evangelizadora en el mundo.. . Sigamos todoa pues orando por su pronta gloriosa Canonizacion !! Atentamente : Rosa Maria Saldivar Martinez, modigliani698@hotmail.com