lunes, 28 de julio de 2014

La regulación de la natalidad

Hemos dicho anteriormente que el principio de la moral conyugal, que la Iglesia enseña (Concilio Vaticano II, Pablo VI), es el criterio de la fidelidad al plan divino. De acuerdo con este principio, la Encíclica "Humanæ vitæ" distingue rigurosamente entre lo que constituye el modo moralmente ilícito de la regulación de los nacimientos o, con mayor precisión, de la regulación de la fertilidad, y el moralmente recto.

En primer lugar, es moralmente ilícita "la interrupción directa del proceso generador ya iniciado" ("aborto") (Humanæ vitæ 14), la "esterilización directa" y "toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación" (Humanæ vitæ, 14), por tanto todos los medios contraceptivos. Es por el contrario moralmente lícito, "el recurso a los períodos infecundos" (Humanæ vitæ, 16)

Suponiendo que las razones para decidir no procrear sean moralmente rectas, queda el problema moral del modo de actuar en tal caso, y esto se expresa en un acto que -según la doctrina de la Iglesia transmitida en la Encíclica- posee su intrínseca calificación moral positiva o negativa. La primera, positiva, corresponde a la "natural" regulación de la fertilidad; la segunda, negativa, corresponde a la "contracepción artificial".

Toda la argumentación precedente se resume en la exposición de la doctrina contenida en la "Humanæ vitæ", advirtiendo en ella el carácter normativo y al mismo tiempo pastoral. En la dimensión normativa se trata de precisar y aclarar los principios morales del actuar; en la dimensión pastoral se trata sobre todo de ilustrar la posibilidad de actuar según estos principios ("posibilidad de la observancia de la ley divina", Humanæ vitæ 20).

Debemos detenernos en la interpretación del contenido en la Encíclica. A tal fin es necesario ver ese contenido, ese conjunto normativo-pastoral a la luz de la teología del cuerpo, tal como emerge del análisis de los textos bíblicos. La teología del cuerpo no es tanto una teoría, cuanto más bien una específica, evangélica, cristiana pedagogía del cuerpo. Esto se deriva del carácter de la Biblia, y sobre todo del Evangelio que, como mensaje salvífico, revela lo que es verdadero bien del hombre, a fin de modelar -a medida de este bien- la vida en la tierra, en la perspectiva de la esperanza del mundo futuro.

La Encíclica "Humanæ vitæ", siguiendo esta línea, responde a la cuestión sobre el verdadero bien del hombre como persona, en cuanto varón y mujer; sobre lo que corresponde a la dignidad del hombre y de la mujer, cuando se trata del importante problema de la transmisión de la vida en la convivencia conyugal. A este problema dedicaremos ulteriores reflexiones.

San Juan Pablo II

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Dr Felipe. Gracias por estas bellas palabras de Sn Juan Pablo II de su Teología del Cuerpo Humano, valiosa y bella por su filosofía analítica propia de él, fácil de expresar y elevando la tarea de la procreación en la pareja a calidad de acto divino procreativo compartido con Dios nuestro Padre, en el mundo. La filosofía de Juan Pablo II ha venido a adptrse mas al entendimiento humano...Gloria a Dios por esa bendición !!. Atte. Rosa Maria Saldivar Martinez, modigliani698 @hotmail.com