viernes, 29 de marzo de 2013

La hora de Cristo


El Viernes Santo la Iglesia celebra la Muerte salvadora de Cristo. En el Acto litúrgico de la tarde, medita en la Pasión de su Señor, intercede por la salvación del mundo, adora la Cruz y conmemora su propio nacimiento del costado abierto del Salvador (Cfr. Jn 19,34)   El Via Crucis  es una de las manifestaciones de piedad popular más arraigadas de este día.

La Hora de la Pasión es la Hora de Cristo, la hora del cumplimiento de su Misión. El Evangelio de San Juan nos permite descubrir las disposiciones íntimas de Jesús al inicio de la última Cena: «Sabiendo Jesús que había llegado su Hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo» (Jn 13, 1). Por tanto, es la Hora del Amor, que quiere llegar «hasta el extremo», es decir, hasta la entrega suprema. En su sacrificio, Cristo nos revela el Amor perfecto: ¡no habría podido amarnos más profundamente!

Esa Hora decisiva es, al mismo tiempo, Hora de la Pasión y Hora de la Glorificación. Según el Evangelio de San Juan, es la Hora en que el Hijo del hombre es «elevado de la tierra» (Jn 12, 32). La elevación en la Cruz es signo de la elevación a la gloria celestial. Entonces empezará la fase de una nueva relación con la humanidad y, en particular, con sus discípulos, como Jesús mismo anuncia: «Os he dicho todo esto en parábolas. Se acerca la hora en que ya no os hablaré en parábolas, sino que con toda claridad os hablaré acerca del Padre» (Jn 16, 25).

La Hora suprema es, en definitiva, el tiempo en que el Hijo va al Padre. En ella se aclara el significado de su sacrificio y se manifiesta plenamente el valor que dicho sacrificio reviste para la humanidad redimida y llamada a unirse al Hijo en su regreso al Padre...

Beato Juan Pablo II
Audiencia General 14 de enero de 1998
Fuente: El camino de María

Vía Crucis de Juan Pablo II

Las Meditaciones del Via Crucis escritas por el Papa Juan Pablo II para el Año Santo 2000 pueden ser leídas y rezadas haciendo clic acá.